Si buscas hosting web, dominios web, correos empresariales o crear páginas web gratis, ingresa a PaginaMX
    Por otro lado, si buscas un generador de códigos qr ingresa al Creador de Códigos QR más potente que existe

    En esta temporada de Chiles en Nogada, queremos invitarte a que te deleites con nuestra especialidad culinaria, el emblemático platillo mexicano que combina los sabores más auténticos de la temporada. Visita los mejores chiles en Nogada en Puebla con un gran sabor, además de un ambiente acogedor y lleno de tradición. Nuestros chefs expertos han perfeccionado cada detalle de esta delicia, desde la selección de los chiles frescos hasta la cuidadosa preparación de la nogada y la exquisita presentación en el plato. Te invitamos a probar esta joya gastronómica que celebra los sabores de Puebla, México.

    Si estás buscando productos para sublimación de excelente calidad, te recomendamos a uno de los mejores distrbuidores de productos para sublimar en México, Color Make. Cuentan con una amplia variedad de productos como son: tazas para sublimar, plumas, mochilas, rompecabezas, termos, botellas y mucho más. Además de sublimación también tienen productos para otras técnicas de transferencia de imágenes como son: DTF, Vinil Textil, Grabado Láser y Transfer.


    a



             OASIS DE MATILLA


    De un Mayorazgo de Extremadura, heredó Matilla su auténtico nombre.

    La serranía donde se enclava Matilla es arisca, poco menos que salvaje; pero siempre vivaz luciendo un lozano y luminoso paisaje agreste y es aún mayor su esplendor al ponerse su traje de color cuando llega el día de su Patrono: San Antonio. El 13 de Junio es una fecha que llena de emoción a los pobladores de Matilla 
     La llamaban Sultana del Oasis, Perla del Desierto y creemos que tenían razón porque Matilla es y sigue siendo historia y leyenda en el acontecer del tiempo. Y fue algo más, cuerpo y alma del dilatado Imperio quechua.
    Los rudos conquistadores levantaron en Matilla, la Iglesia de los siglos, hoy monumento nacional, y dejaron también en ella la simiente que debía crear una gran familia. En el año 1614 ya se llamaba "el pueblo de los Caballeros" y vivían en sus solares familias españolas; como el último Marqués de Matilla, Don Mariano Abel Loayza y cuyos descendientes vivieron muchos años en su casa solariega; luego Don Alfonso Cudegardo y Don Damián Morales Uzabal, creador y titán de la gran empresa de "Los Socavones". Hasta el año 1936 quedaban sus retoños en el pueblo. Don Mariano tejió a su alrededor pintorescas leyendas que los años han borrado.
    Don Gaspar de Loayza fue otro de los patricios de Matilla y él fue quien le salió al paso a los españoles y les pidió que le ayudaran a construir una iglesia. Este templo llenó de admiración a don José Toribio Medina, que allá por el año 1881 visitó Matilla en una misión administrativa que le confió el gobierno chileno;
    Según una tradición fue el Presbítero Don José de Loayza quien fundó a San Antonio de Matilla; otra tradición dice que fue Don Gaspar de Loayza que le dio el nombre de Matilla en recuerdo del Mayorazgo "Matilla de Umbría" en Extremadura y en memoria de su abuelo Don Alfonso de Loayza, fundador de esa heredad.
     
    Viajando a Matilla medio siglo a esta parte, encontraba Ud. lector, a los abuelos matillanos con la anécdota a flor de labio y una de las más sabrosas podría ser ésta: Mariano Morales el "Tío Yure" fue un comerciante de Pica; que tenía relaciones de negocios con algunos matillanos; compraba en Matilla alfajores y juntos con los que se confeccionaban en su pueblo, los iba a vender a oficinas y pueblos pampinos como La Noria, Cocina, Gallinazos, Pintados y otros; pero allá los ofrecía como un producto netamente piqueño… Sabedoras de esto los matillanos, acordaron la expulsión del Tío Yure de sus dominios por su poca honradez comercial; quisieron darle una paliza un día, pero el Tío huyó más ligero… Y él se desquitó diciendo que los matillanos eran unos "romaniados"…

    Autora: María Teresa del Villar
    Revista "En Viaje" Nº 365, año XXXI
    Marzo de 1964, p. 10 y 11
    Santiago, Chile.
     


     
    © 2024

    52493